Los Estudios Melódicos y los Preludios ad Libitum de Joaquín Valverde que hoy rescatamos del olvido, formaban parte de un curso de perfeccionamiento que el autor tenía proyectado y que nunca concluyó.

Los Estudios vieron la luz pública en 1874 y fueron dedicados a su maestro Pedro Sarmiento Verdejo (1818 - 1872), profesor numerario de flauta del Conservatorio de Madrid desde 1857. Su inclusión en el programa de estudios como texto obligado de quinto curso, era avalado por el dictamen favorable de una comisión del Conservatorio presidida por su director Emilio Arrieta (1821 - 1894).

Sobre los Preludios ad Libitum, publicados en 1875, no tenemos testimonio de que fueran utilizados en la programación oficial, pero su contenido, enfoque e ideas de trabajo, cubren gran parte de los objetivos que se buscaban para una buena metodología. No obstante, Valverde los recomendaba por estas razones en los cursos 4º, 5º y 6º, lo que nos da a entender la envergadura de los mismos y la importancia que él daba al estilo.

En la actualidad estos estudios y preludios vienen a ocupar parte del vacío dejado por los numerosos cursos intermedios, en los cuales el alumno debe afianzar una buena base tanto técnica como musical.